¡Estamos ya en Berlín!

Por el 6 junio, 2013
Berlin - Upitravel

Hoy era el día, por fin la maleta estaba hecha y teníamos que coger el vuelo a Berlín de la mano de airberlin.

Al llegar a la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, el mostrador de facturación de la aerolínea ya tenía gente haciendo cola para facturar sus equipajes y realizar el check in.

Tras esperar un rato (habíamos ido todos muy pronto), y tras facturar las maletas, hemos pasado por todos los controles de seguridad hasta llegar a la puerta de embarque para poder empezar de verdad la aventura “Air Berlín Around the World”.

Una vez en el avión, con asiento reservado a la altura del ala derecha, hemos despegado en hora con destino a la capital alemana.

Ha sido maravilloso ir viendo por la ventanilla el contraste de campos marrones a montañas nevadas pasando por campos de un verde esmeralda. Es curioso que desde el aire se vea la naturaleza de esa manera tan especial.

Tras un vuelo sin contratiempos en el que hemos probado la carta que ofrece airberlin a bordo (quien no quiera elegir plato, tiene la opción de tomar de forma gratuita un sandwich y un refresco) y que tiene tras de si el cátering de Sansibar, muy reputado aquí en Alemania.

El aterrizaje también ha sido en hora en la Terminal A del Aeropuerto Berlín Tegel. De ahí nos hemos dirigido a la Terminal C, donde se había establecido el meeting point con algunos de los compañeros de viajes que tendremos desde ahora hasta el final de este OTA Trip.

Tras coger un autobús que iba hasta la bandera de gente y maletas, hemos llegado por fin a Friedrichstrasse, calle donde se encuentra el hotel donde nos alojaremos, el NH Friedrichstrasse.

Como siempre, esta cadena española de hoteles no defrauda. Habitaciones amplias, con todo tipo de “amenities” para el confort de sus huéspedes y con facilidad para que en recepción hablen español si hay algún problema con cualquier otro idioma (en el turno que llegamos había 3 recepcionistas españoles).

Tras un breve descanso y el encuentro con el resto de participantes, la familia del OTA ya estábamos al completo.

Para cenar, tras un breve paseo por las calles de los alrededores, se ha escogido un restaurante con mucho encanto, el Tucholsky.

Allí, entre risas, anécdotas, consejos y buen rollo, hemos podido probar algunos de los platos típicos alemanes, regados con una buena cerveza, como no podía ser de otra forma.

Y ya en el hotel, hora de descansar, que mañana nos espera un maravilloso día de turismo para poder entender el alma de esta ciudad.

2 comentarios

  1. Pingback: Berlín: pobre y sexy - Upitravel

  2. Pingback: La reina de las montañas suizas: Rigi - Upitravel

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies