Cómo la pandemia cambió los criterios de viaje

Por el 1 septiembre, 2021

Por Vera Kraft (dpa)

A Barbara Horvatits-Ebner le apasiona viajar. Sus lugares favoritos son Italia, Portugal y su país natal, Austria. Desde hace varios años, la psicóloga escribe sobre sus experiencias personales durante los viajes en su blog «Reisepsycho».

La austriaca, de 34 años, utiliza sus conocimientos profesionales, por ejemplo, cuando surge la pregunta de si viajar sirve como terapia.

En una entrevista con dpa, la experta en viajes explica qué es lo que hace que unas vacaciones sean un éxito, y por qué particularmente en tiempos de pandemia es bueno mantener intacta la pasión por viajar.

dpa: Sus sueños de conocer nuevos horizontes se inspiraron en el libro «Viaje a Italia» de Goethe. Usted decidió iniciar su propio viaje a Italia siguiendo el recorrido del escritor y poeta alemán. ¿Qué le fascinó tanto del viaje de Goethe?

Horvatits-Ebner: El libro desencadenó en mí el deseo de realizar un viaje como ese. Pero, ¿atravesar toda Italia de una vez? Pensé que nunca tendría tiempo para eso antes de jubilarme.

Cuando pude tomarme un año sabático en 2018 lo sentí como un regalo a mí misma. Siempre he sido una gran admiradora de Italia y ese viaje lo viví como un viaje a través del tiempo. Durante dos meses seguí los pasos de Goethe. Fue fascinante establecer paralelismos entre su viaje y el mío.

dpa: Las personas que no se inspiran en su poeta favorito para viajar probablemente se basen en información de catálogos o de las redes sociales. ¿Cómo se puede saber cuál es el viaje que a uno le conviene?

Horvatits-Ebner: Lo que a uno le gusta más depende mucho de las propias inclinaciones y preferencias. Pero, sobre todo en las redes sociales, a menudo se ponen de moda formas de viajar, como actualmente en furgonetas. Los humanos queremos formar parte de un grupo. Por eso es normal que mucha gente se sume a estas tendencias. Pero siempre hay que preguntarse cuál es el beneficio personal de un determinado tipo de viaje.

dpa: ¿Cómo se puede determinar este beneficio?

Horvatits-Ebner: Primero hay que preguntarse qué se quiere conseguir con las vacaciones. ¿Deben ser unas vacaciones de aventura con mucho esfuerzo físico, por ejemplo, escalada o rafting? ¿O simplemente relajarse en la playa?

Además, hay que tener en cuenta varios factores adicionales. Un punto decisivo suele ser el clima: si uno desea ver la aurora boreal, pero es de naturaleza friolenta, deberá preguntarse previamente si puede soportar sentir frío todo el tiempo. A la hora de decidir un viaje, muchas personas también toman en cuenta aspectos medioambientales o la situación política del lugar de destino.

dpa: ¿Qué influencia tuvieron los meses de restricciones sobre nuestra postura hacia los viajes y la elección de los destinos?

Horvatits-Ebner: Todavía se sabe muy poco sobre este asunto, pero lo que está claro es que mucha gente califica la seguridad como el criterio más importante. Por lo tanto, todavía no han adquirido relevancia los viajes de larga distancia. La mayoría de la gente se queda en casa o viaja a los países vecinos. La zona de confort se amplía muy lentamente, ya que nadie sabe cómo serán las restricciones mañana. Especialmente cuando se trata de hoteles, mucho siguen teniendo miedo de contraer la enfermedad y suelen optar por apartamentos de vacaciones.

dpa: ¿El hecho de no poder viajar aumentó el deseo de viajar?

Horvatits-Ebner: Sí, definitivamente el tema de la pasión por viajar ha crecido. Antes, el deseo de viajar tenía un carácter más bien simbólico. Si se disponía de los medios económicos, el viaje soñado solía estar a unos pocos clics de distancia. Pero el verdadero anhelo solo puede surgir cuando el destino está lejos. Y ahora, con el cierre impuesto por la pandemia de coronavirus nos encontramos de repente con esa distancia. Era una sensación terrible estar expuesto a esta impotencia y no poder actuar.

dpa: ¿No es ese un problema menor comparado con otros mayores?

Horvatits-Ebner: En términos de sociedad es ciertamente un problema menor. Pero para algunas personas en particular podría ser dramático. Se puede comparar con quitarle a un niño su peluche favorito: la sociedad no pierde nada con ello, pero para el niño es terrible.

La mayoría de la gente supo sobrellevar bien la situación y compensó la falta de viajes con otras actividades, como pequeñas excursiones. Sin embargo, algunas personas lo pasaron realmente mal, por ejemplo, cuando no pudieron visitar a su familia durante medio año.

dpa: Durante la pandemia se postergaron muchos sueños de viaje. ¿Es ahora un buen momento para realizarlos?

Horvatits-Ebner: No aconsejaría a nadie que se embarcara a realizar un viaje por el mundo. Todavía no se sabe cuál será la situación en el invierno (europeo). Pero precisamente por eso ahora, en verano, es el momento adecuado para recuperar algo de eso. Los viajes cortos a Italia o a Grecia están en pleno auge. Y en cuanto pase lo peor a nivel internacional sin duda habrá más ganas de viajar.

dpa: ¿Significa eso que los sueños de viaje realmente grandes aún deben permanecer incumplidos?

Horvatits-Ebner: Creo que mucha gente intenta realizar sus sueños lo antes posible. El «lockdown» (los cierres por la pandemia) nos ha mostrado lo que significa no poder cumplir los sueños de viaje. Sin embargo, los aspectos sociales y de seguridad influyen mucho en la elección de los viajes. Tal vez, a largo plazo, se desarrolle una mentalidad de aprovechar el tiempo focalizada en disfrutar de la vida en el aquí y ahora, pero por el momento esto es solo una especulación.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies