Cuatro pueblos del Norte de España que no debes perderte

Por el 24 septiembre, 2015

Que nuestro país es uno de los que más localidades únicas tiene en su geografía es un hecho.

Para ello y siguiendo la estela de la iniciativa que se puso en marcha en 1982 en Francia en forma de asociación “Les Plus Beaux Villages de France”, en España también se puso en marcha la iniciativa para promocionar ciertas zonas y pequeños municipios a través de distintas acciones por internet.

De ahí hemos sacado la idea de ponerle nombre a los cuatro pueblos de la zona cantábrica que pertenecen a esta distinción y que, desde luego, siempre es una buena idea visitar por su propia belleza, historia y riqueza cultural.

Cuatro pueblos para una escapada en otoño

Quizás el otoño consigue un ambiente único que saca aún más belleza de pueblos que, ya de por sí, la tienen por sí mismos.

Ver, acercarse, descubrir estas localidades harán que cualquier escapada que te plantees por la zona norte sea un verdadero viaje inolvidable. Así que toma buena nota:

Frías: Considerado Pueblo más bonito de España desde 2014, también tiene la curiosidad de ser la ciudad más pequeña de España. Situada al norte de Burgos, su cuadro lo remata el pico Humijón, el más alto del Parque Natural Montes Obarenes. Su condición de ciudad se remonta al reinado de Juan II en el siglo XV. Una vez llegues a este bello rincón castellano (aunque hubo un tiempo en el que dependía de Navarra), no puedes dejar de visitar el Castillo de los Velasco y la Iglesia de San Vicente Mártir, dos de los monumentos más significativos de este rincón burgalés.

Lastres: hora de llegar a Asturias para visitar un maravilloso pueblo pesquero que, desde donde se mire, enamora. Sus atalayas, fuentes, escaleras y las típicas construcciones marineras. Gracias a su privilegiado enclave, la pesca siempre tuvo especial relevancia y, más aún, a partir del siglo XVII, cuando también comenzó la caza de ballenas, lo que dio lugar a uno de los espacios más mágicos de la población: el barrio de balleneros. Pasea, habla con sus gentes y empápate de todo lo que este rincón tiene que ofrecerte porque saldrás de allí directamente buscando fecha para volver.

Bárcena Mayor: ya rumbo a Cantabria, donde la naturaleza vuelve a cobrar vida, ponemos un pie en Bárcena Mayor, una población que forma parte del propio Parque Natural Saja-Besaya y que te permitirá no sólo disfrutar de las vistas sino viajar en el tiempo. Su tradicional arquitectura y las viviendas ordenadas en hileras hacen que esta aldea sea un verdadero tesoro digno de ser visitado y, sobre todo, preservado. Un lugar en el que perderse del mundanal ruido y disfrutar de sus colores, sonidos y sabores.

Santillana del Mar: ya en esta zona, no podemos olvidarnos de uno de los rincones cántabros más famosos y que es digno de ser señalado en el mapa. Su Conjunto Histórico Artístico lo forman edificaciones que se remontan al siglo XIV. Pasear por sus adoquines mirando alrededor merece tanto la pena que es imposible estar cerca y no llegar hasta ella. Además, el aliciente de la Cueva de Altamira hace que sea uno de los pueblos más conocidos de nuestra península para los amantes del arte. Aún así, el románico habla por sí solo al llegar a la Colegiata de Santa Juliana.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies