Un Madrid turístico de Reyes

Por el 19 junio, 2014

Madrid, capital de España, vuelve a vestirse de lujo para celebrar uno de los acontecimientos históricos que más adelante, por no decir ya mismo, acabará en los libros que marcarán los devenires monárquicos del país.

Hoy es el día en el que el nuevo Rey Felipe VI jura su fidelidad a la corona y al país y, para ello, Madrid ha vestido la bandera nacional por todos los balcones del recorrido de los nuevos monarcas.

Más allá de la relevancia histórica de sus palabras, nos queremos centrar en el recorrido que ha hecho por las calles de Madrid y por la imagen que se ha proyectado de la capital en miles de cadenas internacionales.

Recorrido histórico

Partiendo del Palacio de la Zarzuela, actual residencia de los monarcas españoles, salía la comitiva que llevaría a los Reyes Felipe y Letizia y a la nueva Princesa de Asturias, Doña Leonor y su hermana, la Infanta Sofía camino del Congreso de los Diputados, donde Su Majestad iba a leer el discurso que daría comienzo a su nuevo reinado.

El Palacio de la Zarzuela, mandado construir por Felipe IV como pabellón de caza en el siglo XVII al arquitecto Juan Gómez de Mora, fue posteriormente adaptado por Carlos IV dotándole del estilo del siglo posterior a su construcción. Lo cierto es que tras la Guerra Civil se vio dañado, pero gracias a su reconstrucción a mediados del siglo XX, volvió a lucir como antaño, manteniendo el estilo tanto arquitectónico como de sus jardines.

De ahí, la comitiva ha llegado, pasando por la famosa Plaza de España, y recorriendo una de las calles más comerciales y famosas, donde hoy en día se encuentra el núcleo más famoso de teatros de la capital, Gran Vía.

Ver Gran Vía como la han visto hoy, engalanada, con flores y apenas tráfico es un lujo que atraerá la mirada internacional por la belleza y tradición de la misma. De hecho, fue el abuelo del actual monarca quien la inauguró. En realidad es el eje que en el siglo XIX fue diseñado para unir la zona noroeste de Madrid con el centro de la ciudad y es, hoy en día, una de las calles más emblemáticas que da paso al centro histórico de la capital.

De ahí, pasando por Cibeles y Neptuno, unas de las fuentes más famosas de la capital tanto por sus connotaciones futbolísticas han llegado hasta el Congreso de los Diputados, presidido por sus famosos leones y que hoy ha abierto su puerta principal para recibir a las autoridades en un día histórico para la historia española. Hay que tener en cuenta que tanto las fuentes como la propia Puerta de Alcalá fueron encargos de Carlos III para poder igualar la capital española con ciudades como París o San Petersburgo, ambas monumentales como pocas.

El legado de Carlos III

Volviendo a la Fuente de Neptuno, diseñada en el siglo XVIII y ubicado en la Plaza de Cánovas del Castillo, es de claro estilo neoclásico y corrió a cargo del fantástico Ventura Rodríguez. Aquí parte el Paseo del Prado, donde se ubican las tres pinacotecas más famosas de Madrid: el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemiza y el Museo Reina Sofía.

La Fuente de Cibeles, también obra de Ventura Rodríguez que fue ubicada en su lugar actual en el siglo XVIII, está rodeada por importantes edificios de gran interés tanto histórico como turístico como puedan ser el Palacio de Linares, actual Casa de América, el Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), el Palacio de Telecomunicaciones, actual Ayuntamiento de Madrid que cambió su tradicional ubicación en la céntrica Plaza de Villa por este y, finalmente, el Banco de España.

Adentrarse en este eje, camino de la Gran Vía que da acceso a través de la Plaza de España de nuevo hacia el Palacio de Oriente, es pasar por otro de los edificios de visita obligada para los turistas que se adentran en Madrid: el Círculo de Bellas Artes.

Finalmente, el momento estelar de esta coronación ha tenido lugar en el Palacio de Oriente, residencia de reyes desde Carlos  III  hasta Alfonso XIII y levantado por orden de Felipe V sobre el solar del Real Alcázar de Madrid. Más allá de su maravillosa arquitectura, una visita a este palacio es casi obligada porque en su interior se atesoran más de 150.000 obras de arte de gran valor.

Lo dicho, con la excusa de que España estrena monarca, nunca está de más recorrer junto con la comitiva algunos de los lugares más turísticos de Madrid.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies