El Camino de Santiago sigue sumando fieles

Por el 24 junio, 2019

Si hay un rincón turístico en el norte de nuestra península que atrae cada año a más visitantes, ese es Santiago de Compostela. El Camino de Santiago está viviendo un nuevo resurgir y, mes a mes, consigue ir batiendo el flujo de peregrinos que recorre bien la cornisa cantábrica a través del llamado Camino Francés, o bien llegando desde distintas rutas españolas y portuguesas.

Son los pueblos del Camino los más transitados por estos particularess viajeros que, desde la humildad del caminar o de sus bicicletas, principalmente, buscan sentirse como en casa a través de una nutrida red de albergues, alojamientos y establecimientos que ofrecen sus servicios y apoyo a los peregrinos que, solo a través de Tui, han superado ya la cifra de 21.000 siendo solo una de las poblaciones de acceso a Galicia de las que abren el Camino.

¿Qué esperan encontrar en el recorrido?

Quien se adentra en la espiritualidad del Camino de Santiago busca cumplir una promesa, encontrarse a sí mismo o incluso que sirva de comienzo a una nueva forma de entender la vida.

Las distintas rutas que llevan hasta el sepulcro del Apóstol son recorridas por más turistas internacionales que nacionales, de ahí que también existan opciones como la agencia viajecaminodesantiago que ofrecen el asesoramiento y la organización que muchos noveles necesitan para superar los kilómetros mínimos para cumpir etapas y llegar a la meta que, no es otra, que hacerse con la certificación que garantiza que se ha cumplido con la peregrinación:

– La Compostela: certifica haber caminado al menos 100 kilómetros o pedaleado 200 acreditando mediante los sellos oficiales las etapas superadas en cada jornada.

– Certificado de Bienvenida: en este caso, se aleja de la motivación religiosa. Este certificado se emite cuando el que llega a meta no ha tenido motivación religiosa.

– Certificado de distancia: bajo solicitud y petición de los peregrinos, se ha ideado un nuevo certificado que personaliza más la aventura con los datos y trayecto del propio viaje.

En realidad, la mejor acreditación es la experiencia vivida tras llegar a la Plaza del Obradoiro y ver la tumba del Apostol llegados de distintos rincones. Quienes llegan hasta el reformado Pórtico de la Gloria cuentan que, tras más de 100 kilómetros, la forma de entender su propia vida ha cambiado por completo y que repetirían siempre el trayecto.

Los más aventureros recorren, aún, el camino hasta Finisterre para quemar, en una tradición ancestral, sus botas. Han conseguido llegar hasta el fin del mundo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies