Bonos Del Estado Versus Wealth Management

Por el 2 octubre, 2014

¿Cuál es el tipo de inversión que más conviene a los pequeños ahorradores? ¿Ahorran igual las grandes fortunas que los particulares? Y, sobre todo, ¿invierten igual?

Queremos hoy hablar de los bonos del estado como opción de inversión. Las letras del tesoro son valores de renta fija que se representan como anotaciones en cuenta. Todas ellas se emiten mediante subasta y el importe mínimo para invertir son 1.000 euros, aunque si se quiere invertir más, se puede, pero siempre en múltiplos de esta cantidad.

De hecho, la ventaja que tiene este tipo de inversión para el pequeño ahorrador es que hoy se compra a esos precios pero, en el momento en el que venzan, recibirá algo más de lo invertido. Otra de las ventajas son las fechas de vencimiento, ya que se puede elegir desde un periodo de 3 meses hasta un año. Lo cierto es que para los compradores que puedan necesitar recuperar su dinero pronto, puede ser una opción interesante, y más teniendo en cuenta que, aunque la rentabilidad sea pequeña, está asegurada. En España, Francia, Alemania, Italia y otros países europeos es habitual invertir en este tipo de producto. Sin embargo en países como China no es una inversión habitual.

Otra forma de compra de bonos es a través de repos y simultáneas, que se parecen en muchos de los puntos pero que sobre todo atraen al pequeño inversor en los primeros casos.

También otra opción sería cogerlos a plazo variable. Esto significa que lo compras a un banco, que se compromete a comprarlo en el plazo pactado, ofreciendo un precio de venta superior y también conocido en el momento de la operación.

Otra opción que los pequeños inversores comienzas a tener también más en cuenta es el wealth management. Esto tiene mucho que ver con la diversificación de la cartera de inversión, que queda a cargo de un asesor que va haciendo un plan financiero con unos plazos marcados para conseguir beneficios que redunden en el propio inversor.

Aparte de este servicio, donde se eligen los mejores productos del mercado en cada momento, también se añade la posibilidad de permitir un asesoramiento legal y fiscal que beneficie a fin de año a los clientes que optan por este tipo de inversión.

Si hasta ahora el wealth management estaba pensado para familias adineradas y empresas bien relacionadas con la banca, hoy en día cualquier particular con un pequeño patrimonio activo puede formar parte de este planteamiento financiero y que consigue resultados en el corto y medio plazo.

Ya depende luego de cada uno los riesgos que quiera asumir a la hora de conseguir los beneficios. Normalmente, cuanto antes se quieran grandes dividendos, más riesgo tendrán las operaciones. Las tratadas hoy no son de las más arriesgadas del mercado, desde luego.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies