Barcelona: cuatro propuestas imprescindibles

Por el 18 abril, 2018

Conocer Barcelona es una experiencia que no te puedes perder. De ello dan fe los 12 millones de personas que visitad la Ciudad Condal cada año y que regresan encantados con el clima, la riqueza arquitectónica y el espíritu moderno que se respira en la city.

Si tienes previsto pasar unos días en Barcelona y es tu primera vez, te vamos a proponer una serie de rutas. Algunas son de “obligado cumplimiento”, y otras son propuestas complementarias que te ayudarán a conocer la idiosincrasia de esta gran ciudad. Para el alojamiento, una buena opción son los apartamentos en la playa, que permiten disfrutar del litoral barcelonés y desplazarse de forma rápida hasta el centro.

Para encontrar una buena oferta puedes visitar la web de Lugaris. Allí se presenta una interesante colección de apartamentos de lujo, aptos para familias y para parejas que buscan el confort y las buenas comunicaciones.

Centro y Barri Gòtic

En centro de la ciudad, es especial la zona del gótico, acogen las “joyas de la corona” barcelonesas. Allí se pueden encontrar restos de la antigua muralla medieval que rodeaba la ciudad y edificaciones emblemáticas con miles de años de historia.  La ruta más habitual de los turistas se inicia en la Plaza de Catalunya, verdadero centro neurálgico. La plaza en sí no es especialmente bella: fuentes, palomas, etc., pero vale la pena observar las esculturas de diversos autores creadas para la Exposición Universal de 1929.

Desde la plaza se accede a las Ramblas, el paseo más entrañable para los barceloneses. En esta vía, que conecta con la estatua de Colón y llega hasta el mar, se encuentran construcciones muy representativas de la ciudad, como el Palau de la Virreina, el Mercat de la Boquería, el Palau Güell y el gran Teatre del Liceu. Si tomamos las calles de la izquierda nos toparemos con el Palau de la Generalitat y el ayuntamiento y nos adentraremos en el barrio gótico, donde se levantan la Catedral y una serie de edificaciones que datan de los siglos XIV y XV. Muchas de ellas están construidas sobre la antigua villa romana que ocupa el subsuelo.

Plaça del Rei, Museo Marés, Plaça del Pi, Sant Josep Oriol, Felip Neri… son enclaves llenos de encanto, rodeados de callejuelas estrechas y comercios singulares. Cerca de allí se encuentran el barrio de la Ribera, el Borne y la impresionante basílica de Santa María del Mar, protagonista de la famosa novela de Ildefonso Falcones. Es una zona bulliciosa, repleta de bares y restaurantes, donde se concentra buena parte de la vida nocturna de la ciudad.

El litoral

Una parte importante del atractivo de Barcelona se debe a su conexión con el Mediterráneo. Para contemplarlo, una buena opción es ascender a la montaña de Montjuïc, uno de los principales pulmones verdes de la ciudad. Desde allí se disfrutan unas vistas espectaculares de la urbe y de todo el litoral barcelonés. La ruta a pie puede iniciarse en la plaza de Colón, para recorrer después el Moll de la Fusta y tomar camino hacia la popular Barceloneta, antiguo barrio de pescadores.

El Paseo Marítimo lleva hasta la parte más moderna del litoral: la zona del Port Olímpic y el Fórum. El recorrido contiene una amplia oferta de restauración y es lugar predilecto para salir a correr o pasear en bicicleta. La parte final de este tramo pertenece al barrio del Poblenou, una zona emergente donde se están ubicando numerosas empresas vinculadas a las nuevas tecnologías. Es también un espacio para el ocio nocturno, ya que alberga discotecas y bares de copas.

El Eixample y el  Modernismo

La arquitectura modernista está presente en numerosos rincones de la ciudad y es también un sello distintivo de Barcelona. Esta corriente, desarrollada a finales del S. XIX por personalidades como Antoni Gaudí o Puig i Cadafalch, dio lugar a construcciones espectaculares de una gran originalidad y únicas en todo el mundo. La más conocida es el templo de la Sagrada Familia, al que se unen edificios como la Pedrera o la Cala Batlló.

Buena parte de esta riqueza arquitectónica se concentra en el distrito del Eixample, que se caracteriza por sus manzanas cuadriculadas, sus casas señoriales y sus interiores de isla. Otra muestra que atrae a miles de visitantes diariamente en el Parc Güell, en el distrito de Gràcia, una explosión de fantasía, líneas curvas y materiales reciclados.

La Ciutadella

El segundo pulmón verde de la ciudad junto a Montjuïc es el Parc de la Ciutadella, una antigua estructura  militar construida en época de Felipe V y reconvertida en parque. El recinto alberga diversos museos, el parque zoológico y el edifico del Parlament de Catalunya, además de un pequeño lago. Pero lo más significativo son sus caminos y zonas verdes, frecuentados por deportistas, familias y grupos de jóvenes con instrumentos de percusión.

El Parc de la Ciutadella conecta con el arco de Triunfo a través del Passeig de Lluís Companys. Es otro punto de reunión, en el que a menudo se organizan ferias y concentraciones.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies