Remedios para el síndrome postvacacional: vacaciones cortas

Por el 29 abril, 2013
Sindrome Post Vacacional - Upitravel

Así lo han constatado los estudios realizados desde la Universidad de Radboud en la ciudad homónima holandesa.

Según esta investigación el hecho de que se realicen varios periodos estivales a lo largo del año sin limitarlo a un par de veces anualmente y siempre y cuando estas vacaciones sean de corta estancia, beneficiará al trabajador, pudiendo evitar determinados problemas derivados de unas vacaciones que se prolongan durante más de dos semanas que están ligados al estrés o la ansiedad, trastornos que están a la orden del día en la sociedad actual y que se tratan de resolver desde la calle y desde el gabinete psicológico.

Relajación para unas vacaciones perfectas

Así lo ha manifestado la psicóloga Tania Bermejo que, además, ha dado algunas respuestas acerca de numerosos puntos que aparecen en las vacaciones.

Por un lado, Bermejo asegura que “está demostrado que a partir de los 15 días se empieza a pensar en motivos laborales”.

Con esto, lo que el viajero consigue es no disfrutar de las vacaciones, según esta doctora que apoya el planteamiento de la Universidad de Radboud, puesto que la mitad del tiempo total se va a estar ocupado con pensamientos que estén desvinculados de la realidad que se está presenciando.

Es por ello que resulta mucho más responsable y conveniente “si las vacaciones se cogen tres días hoy, cinco días mañana, un fin de semana…” debido a que de esta manera se restaría también la presión que el ciudadano padece al disponer solo de un periodo estival y, por ende, tener casi la obligación de aprovecharlo al máximo.

La psicóloga Bermejo asegura que la persona podría dedicarse plenamente a sus hobbies sin tener otras preocupaciones en la cabeza.

Por otro lado, la cuestión accesoria a todo esto está relacionada con el tema familiar.

Muchas familias pasan la mayor parte del año trabajando, cuidando de los hijos y apenas tienen tiempo para tratar determinados asuntos que en las vacaciones salen a la luz.

Esta circunstancia atemoriza a muchas parejas puesto que lo que se tiende a pensar “a priori” es que se está perdiendo parte de lo que unía a las dos personas.

Según Tania Bermejo “cuando la persona sigue una rutina en la que concilia vida laboral y familiar y súbitamente se convierte solamente en vida familiar, es normal que se produzcan roces”.

Esto, por tanto, no está tan vinculado a otras características como al hecho principal que es que unas vacaciones excesivamente largas también pueden desestabilizar relaciones positivas.

Los españoles solo piensan en trabajo

En contraposición con la idea generalizada que se tiene del trabajador español, lo cierto es que se calcula que en torno a la mitad de los trabajadores sufre o ha sufrido de periodos catalogados como trastorno de ansiedad en algún momento de su desempeño laboral.

Asimismo, el estrés es el segundo galardonado en enfermedades psicológicas derivadas del estrés.

De todo esto se desvela que los españoles están principalmente limitados por este tipo de cuestiones a pesar de la imagen que se puede tener a este respecto.

Por ello, tratar de resolver cualquier problema que pueda desencadenar un síndrome post-vacacional es vital.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies