Arabia Saudí pone en jaque la producción de petróleo

Por el 23 diciembre, 2014

Continúan las noticias relacionadas con el precio del petróleo, pero esta vez centrándose en uno de sus mayores productores, Arabia Saudí.

Ya se conocen las nefastas consecuencias que están teniendo en Rusia, donde incluso el Banco de Rusia ha tenido que rescatar al Bank Trust con un préstamo de 435 millones de euros para poder garantizar su liquidez y que los clientes que dispongan de cuentas en esta entidad puedan seguir haciendo sus operaciones con total normalidad. Una fórmula más para evitar el colapso económico que parece vivir con su moneda a mínimos históricos.

También se ha filtrado que es posible que haya un inversor que finalmente se haga cargo del banco rescatado, convirtiéndolo así en uno de los más fuertes de todo el país y que ayudaría a aumentar su competitividad no sólo interna sino internacional.

Los observadores internacionales, entre los que se encuentra UBS o Versus Wealth Management, no sólo tienen los ojos puestos en los próximos acontecimientos económicos de Rusia, sino que no pueden quitar la vista tampoco de las declaraciones que ha realizado el Ministro de Petróleo tras la sesión en la que tras una leve subida, volvió a bajar hasta los 60 euros el barril de brent.

En sus declaraciones, Ali Al-Naimi ha confirmado que Arabia Saudí, pese a la cotización, seguirá produciendo diariamente, algo que según la comunidad internacional, con el precio en el que se encuentra ahora el oro negro, considera que puede beneficiar a la economía mundial, considerándolo un gran estímulo para los PIB de numerosos países que podrán apoyarse en estos precios para proseguir con su crecimiento económico.

Lo cierto es que estamos en un momento movido para los mercados, que se van contagiando con las buenas y malas noticias que se van publicando en todos los escenarios internacionales haciendo que el final de este 2014 sea más convulso de lo que a priori parecía.

De cara a 2015 parece que el primer trimestre seguirá la estela de bajadas que viene experimentando este último mes, posicionando el petróleo como uno de los productos que más pueden perjudicar a países exportadores, pero que podría reforzar sobremanera a los importadores, que acabarán sacando mejor partido de ello en sus balanzas financieras antes de cerrar el año.

No hay tampoco que precipitarse, puesto que los valores están continuamente cambiantes y no sería extraño ver cómo a partir del primer trimestre, se empieza a reajustar nuevamente el precio del barril y, con ello, los precios de exportación e importación.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies