Hora de disfrutar de lo más cercano y desconocido

Por el 22 enero, 2021

Durante el último año se han visto truncadas las expectativas viajeras de miles de personas.

El coronavirus, del que tuvimos noticia por primera vez hace algo más de un año, parece haber venido con intención de quedarse y de cambiar el mundo.

La sociedad ha cambiado, y con ella ha cambiado el modo de relacionarse, de divertirse, de celebrar y también, en muchos casos, de ver la vida.

La primera ola de la pandemia cogió a muchos por sorpresa, especialmente a los intrépidos viajeros que habían elegido un destino exótico, pero también sorprendió a otros tantos disfrutando de cruceros y de destinos en tierra típicamente solicitados.

Por desgracia, muchos tuvieron que cancelar unas vacaciones que habían planeado con sumo cuidado y detalle y con las que habían estado soñando durante mucho tiempo. Dicen que el viaje comienda cuando se empieza a planear y no cuando uno hace el equipaje, es decir, elegir el destino, si ir a un hotel con todo incluido, elegir un apartamento turístico, un hotel rural o un hotel urbano, así como programar las visitas y los itinerarios, forma parte del viaje en sí, ya que, con ese proceso comienza la mente a soñar.

A la primera ola le han sucedido una segunda y una tercera, esta última acaba de comenzar y, según los expertos, parece que alcanzará su culmen en dos o tres semanas. Actualmente, la situación para viajar está bastante complicada, dado que buena parte de los países europeos se encuentran en idéntica situación que España.

Incluso disfrutar de destinos nacionales como Madrid resulta complicado en la actualidad, dado que incontables comunidades, ciudades y municipios han impuesto restricciones de movilidad por su territorio, obligando de esta forma a quedarse, como quien dice, en casa.

Sin embargo, puede que esta sea una gran oportunidad para descubrir lo que nos rodea, que todo sea dicho de paso, suele ser de lo más olvidado, dado que el hecho de tenerlo tan cerca hace que, en no pocas ocasiones, se menosprecie.

Es hora de redescubrir la ciudad en la que vivimos, recorrer las calles, visitar los museos, admirar el casco antiguo y, en definitiva, aprender a disfrutar también del lugar en el que se vive, sin necesidad de hacer cientos de kilómetros para disfrutar de una buena comida o de una arquitectura singular.

El entorno natural que rodea a buena parte de las ciudades y municipios españoles no desilusionará a ninguno de los amantes de la naturaleza que pongan rumbo hacia ellos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies