La historia de Baqueira Beret, el paraíso de los esquiadores

Por el 14 abril, 2021

El Valle de Arán es una comarca de alta montaña situada en el extremo occidental de los Pirineos catalanes, en la provincia de Lleida, Cataluña. Con una extensión de 620 kilómetros, el 30% del territorio de esta comarca está por encima de los 2.000 metros de altitud. Un paraíso de la montaña que tiene personalidad propia, ya que es el único valle atlántico de los Pirineos catalanes, lo que le confiere una vegetación con tonos muy verdes y frondosos bosques. El turismo constituye el principal motor económico del Valle de Arán, y podemos distinguir entre el Alto Arán, orientado al turismo de esquí, y el Bajo Arán, cuya oferta está destinada a los visitantes que quieren estar en contacto con la naturaleza.

La privilegiada ubicación del Valle de Arán, en el extremo norte-occidental de Cataluña, frontera con Aragón y Francia, lo convierte en uno de los mejores destinos de nieve para los aficionados a los deportes de invierno. El esquí tiene un extraordinario prestigio en esta comarca, especialmente por la estación Baqueira Beret, considerada una de las mejores y más completas estaciones de esquí de España. Hoy en día, la mayoría de los esquiadores visitan Baqueira Beret con Esquiades.com, agencia de viajes especializada en esquí y turismo de montaña. A pesar de su popularidad, la estación de esquí aranesa se inauguró el 6 de diciembre de 1964, cuando se instaló el primer telesilla. La inauguración fue un auténtico acontecimiento en la época, y asistieron autoridades locales y gubernamentales. Además, también se celebraron competiciones con esquiadores de diferentes rincones de la geografía española, incluso algunos procedentes de la comuna francesa de Val-d’Isère.

El Telesilla I, que fue proyectado por el ingeniero Francisco Segalá Vergés, tenía una capacidad de 515 personas/hora y una longitud de 1.080 m, partiendo de la cota 1.520 hasta la cota 1.880. En la temporada 1965/1966 se inauguró el Telesilla II Pla de Baqueira, que ascendía desde la cota 1.880 hasta los 2.200 m y permitía disfrutar de un prolongado descenso hasta la base de la estación. En la temporada 1966/1967 se inauguró el primer telesquí de la estación, que fue bautizado con el nombre de los Pastores. Además, también se celebraron los primeros Campeonatos de España de Esquí Alpino. El siguiente remonte, el Telesilla III Cap de Baqueira, se instaló en la temporada 1968/1969, permitiendo llegar hasta al punto más alto de la montaña (2.480 metros). En esa época, Baqueira Beret ya se había convertido en la estación de referencia en España.

En apenas cuatro años, la estación sumaba 30 kilómetros de pistas. El rápido crecimiento de Baqueira Beret coincidió con el desarrollo del Valle de Arán, donde se instalaron diferentes complejos hoteleros, apartamentos, urbanizaciones, casas particulares y zonas comerciales para recibir a los esquiadores de todos los rincones del país. En la temporada 1970/1971 se pusieron en marcha los telesquíes Rabadà, Pla de Baqueira y La Choza. Posteriormente llegaron el telesilla Horath deth Bo (1972), el telesquí Vista Beret (1976), el telesilla de la Choza (1978), el telesilla de la Reina (1982) y el telesilla Dossau (1985), remonte que daba acceso a la cota más alta de la estación a 2.510 m. Todos estos telesillas y telesquís completaron la primera fase del desarrollo de la estación de esquí del Valle de Arán.

Un proyecto ambicioso

Luis Arias Carralón y Jorge Jordana de Pozas siempre pensaron a lo grande. A pesar de ser la referencia a nivel nacional, soñaron con un proyecto ambicioso, y se dedicaron a buscar las inversiones necesarias para expandir y modernizar Baqueira Beret con el paso del tiempo. En 1988, ampliaron la superficie esquiable de la estación aranesa con la apertura de la nueva zona de Argulls, coincidiendo con el 25 aniversario de la estación, que contaba con tres modernos telesillas triplaza (Argulls, Manaud y Solei). Además, ese mismo año se inauguró el primer telesilla desembragable de cuatro plazas de España con salida en la cota 1.500 y llegada a 1.800 m. Sin embargo, el acontecimiento más importante tuvo lugar en 1990, cuando se produjo la mayor inversión hasta ese momento. Tras las escasas nevadas de la temporada anterior, los responsables de la estación implantaron sistemas para la provisión de nieve artificial.

En la temporada 1994/1995, Baqueira Beret creció hacia el puerto de la Bonaigua con la instalación de un telesilla que conectaba Argulls con Bonaigua. Con el cambio de milenio, la estación de esquí fue reemplazando los diversos telesillas instalados, como el telesilla triplaza de Dera Reina por un remonte desembragable de seis plazas, y añadiendo otros nuevos para dar acceso a zonas esquiables como la de Blanhiblar o Costes de Ruda, que diversificaron la oferta de la estación. En 2003 y 2004 se inauguraron tres remontes y tres pistas en Bonaigua, acercando Baqueira Bret a las estaciones de Valls d’Àneu, en el Pallars Sobirà. Por último, en 2003 se abrió el sector esquiable de Saumet, mientras que en 2018 hizo lo propio la zona de Baciver.

Desde su inauguración en 1964, Baqueira Beret no ha dejado de crecer, ampliando su dominio esquiable y mejorando todos sus servicios para reafirmar su posición de liderazgo, como se puede comprobar en Esquiades. Un destino único que se ha convertido en el paraíso de los aficionados a los deportes de invierno. Todo ello en un enclave único en el mundo como es el Valle de Arán.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies