Reinventándose ante las nuevas restricciones de movilidad

Por el 7 enero, 2021

La situación actual parece haber sacado lo mejor de unos y lo peor de otros tantos. Y es que, mientras que algunos se muestran de lo más respetuosos con el resto de los mortales, otros se empeñan en violar las leyes y mostrarse de lo más egoístas, pues claro está que la multitud de fiestas en las que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado se han visto obligados a intervenir durante los diversos estados de alarma, no son sino un ínfimo ejemplo de los muchos que habrán tenido lugar y no se sabe.

Y es que, no pocos han quebrantado las normas es lo que dura esta situación sanitaria que ha puesto en jaque a buena parte de empresarios y negocios de todo tipo, pero que sin duda ha golpeado muy duramente al sector turístico, hoteles cerrados a cal y canto, hosteleros a los que no se les permite tener clientes en sus instalaciones, y un suma y sigue de brotes y rebrotes que imponen restricciones de movilidad en municipios, provincias, comunidades y países.

La primera ola de la pandemia en España, allá por marzo de 2020, cogió a buena parte de los españoles con las vacaciones programadas, viéndose obligados a cancelarlas o posponerlas para otro momento. Los más afortunados y osados pudieron disfrutar de un merecido descanso tras los varios meses de obligado confinamiento, pero pronto comenzaron a surgir nuevos brotes que se acabaron por convertir en una segunda ola que pocos parecieron ver venir.

La llegada de la vacuna a España parece haber aliviado un poco la situación, sin embargo, mientras otros países europeos y el ya no europeo Reino Unido instauran nuevamente duros confinamientos ante una segunda/tercera ola y una nueva cepa británica más contagiosa, que no más letal. España parece mirar, como allá por marzo, para otro lado. Probablemente las restricciones de movilidad acabarán por llegar, truncando nuevamente las vacaciones de muchos.

En pleno invierno y ante la ola de frío vivida en los últimos días y que parece se quedará varios días más, muchos se frotan las manos en espera del festivo de Reyes para calzarse los esquís. Sin embargo, algunos no podrán desplazarse a su estación de esquí más cercana debido a las restricciones de movilidad.

Es por tanto momento de disfrutar de lo más cercano, de aquello que cada uno tiene a la vuelta de la esquina, de redescubrir ciudades y pueblos, de acercarse a la naturaleza, y en definitiva de disfrutar de la vida de una forma distinta, que también tiene su parte positiva, como el hecho de ahorrar mucho tiempo en el trayecto de ida y vuelta o evitar perder las cosas durante dicho trayecto.

Y es que, a veces lo más sencillo resulta ser lo que aporta mayor felicidad.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies