¿Conoces The Tourist? Entrevistamos a Fer Palarea Martín

Por el 17 agosto, 2017

Hace tiempo entrevistamos a Fer Palarea para que nos hablara de su experiencia viajera con Vero, su entonces pareja y ahora mujer. Desde hace años lleva documentando viajes a los que siempre exprime el máximo para dar a conocer a sus seguidores los secretos y delicatessen de cada uno de ellos.

Sin embargo, aventurero nato, desde Canarias y con un equipo de lujo, se ha embarcado en un proyecto casi titánico.

César Sar, director y protagonista de “El Turista – The Tourist” le propuso acompañarle en esta segunda temporada de su serie de televisión.

Fer, cómo no,  ni lo dudó y aceptó las labores de comunicación y realización de este exitoso proyecto, que cuenta con el respaldo del empresario Pablo Oramas, y que en su primera edición se emitió en 7 ocasiones en FOX Canal Viajar.

14 meses lejos de la familia y de sus casas para grabar la nueva temporada de The Tourist. Arrancaron desde el Contintente Negro y ahora mismo se encuentran en Kirguistán, descubriendo un país donde – según cuentan en las redes – la naturaleza y la falta de contaminación forman parte de su propio alma. Un país desconocido, pero que conoceremos pronto gracias a sus grabaciones.

Hablamos de nuevo con él para que nos contara mucho más de esta nueva y sana locura.

¿Quiénes forman el equipo de El Turista y de dónde salió la idea?

La idea de El Turista surge de César Sar, un tinerfeño con larga experiencia en los medios de comunicación y que un día decidió dejar su trabajo, dejar de hacer entrevistas políticas y recorrer el mundo.

Grabó la primera temporada del programa y se emitió en varias plataformas. Pablo Oramas, gran empresario, era fiel seguidor de este programa y conoció a César y le planteó hacer esta segunda temporada, en la que también han decidido contar conmigo. En definitiva, somos César, Pablo y yo; además de la ayuda logística de personas cercanas.

Con personalidades abiertas, pero tan distintas, ¿cuál es la clave de la convivencia para un proyecto como este?

Es complicada la convivencia durante 24 horas y a lo largo de 14 meses con cualquier persona. Además, César y yo, – que somos los que viajamos siempre-, realmente, no nos conocemos de hace mucho tiempo. Poco más de un año, por tanto, nos estamos conociendo aún. La clave es el respeto, apoyarnos, saber ceder, hablar las cosas cuando hay discrepancias…

Ya el décimo país en apenas mes y medio…¿qué se siente cuando La Vuelta al Mundo ya ha empezado a coger velocidad?

Sobre todo empiezas a asimilar todo un poco más. Normalmente solía hacer reportajes de viajes en un par de semanas, un mes… Pero ya cuando llevas casi dos meses viajando, conociendo diferentes sitios, culturas, comidas, cambiando prácticamente a diario de alojamientos, grabando, te das cuenta del ritmo es intenso y que será así durante un año más.

Sobre todo, eso sí, empiezas a extrañar -y mucho- a la familia, a los amigos y nuestra islita.

¿Qué busca el proyecto de El Turista en realidad para su público?

Es un programa para todos los públicos. Intenta enseñar el mundo desde un punto de vista cercano, con vivencias del personaje de primera persona y dando a conocer los diferentes destinos desde muchos puntos de vista.

Gastronomía, deporte, tradiciones, curiosidades, consejos, e incluso cómo es el día a día o los hábitos en un largo viaje. Con toda esta formula se busca entretener al televidente conociendo varios países del mundo en cada capítulo.

Hasta ahora, ¿qué es lo más difícil de toda esta aventura?

Lo más difícil es estar tanto tiempo alejado de la familia, la tediosa rutina de deshacer y rehacer el equipaje para cambiar de alojamiento, coger vuelos, las esperas… y, sobre todo, no desfallecer ante los imprevistos.

Hay que mantenerse positivo y adaptarse a las circunstancias

Sin duda, conocer de primera mano nuestro planeta es un privilegio que pocos pueden permitirse, ¿qué presupuesto necesitaría alguien para hacer lo que vais a hacer?

En nuestro caso es una vuelta al mundo muy completa, que incluye todos los continentes. Eso encarece el proyecto.

Habitualmente, las vueltas al mundo se concentran en visitar países más económicos como los del Sudeste Asiásico y Sudamérica. Ya desde que incluyes Israel, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá… o tienes la intención de ir a la Península Antártica o Isla de Pascua o Galápagos, encarece el viaje.

Imagina si, además, se incluyen actividades como las que hemos realizado (vuelo en desierto del Namib, visitas a tribus, rafting en Victoria Falls…) y todas las que nos quedan por hacer.

Nosotros intentamos ahorrar todo lo que sea posible para poder acudir a más sitios posibles, pero alguien que quiera emular nuestro viaje debe ser consciente de que son bastantes miles de euros más que lo que suelen poner los blogs, en los que que, por cierto, son inverosímiles esos datos o faltan detalles como que se mueven haciendo autostop y alojan donde les acojan, cosas que no todo viajero realizaría.

En un año recorreréis, ¿cuántos países en total?

La idea es recorrer hasta 50 países de todos los continentes. En África visitamos ya 7 países, ahora estamos con Asia, pero faltará aún Oceanía, América, Europa. Vamos a intentarlo.

La travesía comenzó en Sudáfrica…¿está ya planeado cuál será el destino final?

El destino final será en Europa. Tenemos un billete anual de vuelta al mundo por lo que el 30 de mayo de 2018 regresaremos a Europa y, ahí, 2 meses para incluir Europa. Con suerte, el último destino será una gran experiencia blanca en Groenlandia.

Estar tanto tiempo fuera de casa es también un trabajo psicológico brutal, ¿cómo conseguís manteneros fuertes anímicamente?

Intentamos ayudarnos el uno al otro, pero muchas veces aunque psicológicamente te muestres fuerte, decaes. Lo importante es no decaer los dos a la vez. Las nuevas tecnologías ayudan y además intentaremos a lo largo del viaje recibir la visita puntual de nuestros familiares. Eso nos recarga las pilas.

¿Qué es lo más duro y lo más revelador de todo este proyecto?

Lo más duro es estar alejado de la familia y además de que trabajamos durante los 14 meses sin descanso ni volver a casa y lo más revelador es la experiencia en sí, una experiencia vital para contar a los nietos algún día.

¿Se trabaja más o se disfruta más?

Se trabaja mucho, pero se disfruta. Nos gusta nuestro trabajo y aunque hay momentos en los que desearías tirar la cámara contra la pared y sólo disfrutar de ese momento, sabemos que somos afortunados de estar en ese lugar filmando y luego, poder revivirlo y compartirlo.

Incluso, las redes son algo extra que hacemos y atendemos, pero es nuestra manera de estar conectados con nuestra gente y compartir.

Sin duda llevar detrás marcas y esponsores que os ayuden es imprescindible. ¿Cómo creéis que se responde hoy a proyectos como el vuestro?

Las marcas y esponsores son importantes. Aunque el proyecto esté 100% autofinanciado, siempre se agradece contar con el apoyo de marcas que crean en el proyecto. Para ellos, también es una oportunidad única de visibilidad.

Iati Seguros, Mizuno, o las mismas oficinas de turismo o empresas que nos atienden en varios destinos, se exponen ante los ojos de miles de seguidores en la red y además, con un producto de garantías y con un acuerdo no puntual sino duradero aunque su acción sea puntual.

¿Cuál creéis que será el país que más huella os dejará al final del viaje?

Cada país deja huella. Cada país que visito me llevo algo. Unos sorprenden ante las pocas expectativas y la propia ignorancia de desconocer el lugar, otros dejan huella por los momentos vividos… Todos tienen algo, aunque los africanos tienen algo especial y sus contrastes siempre marcan.

La tecnología cada vez ofrece más posibilidades. Vosotros habéis optado por los drones, ¿por qué?

Sí. En esta segunda temporada de “El Turista” hemos optado por la última tecnología. Grabamos en 4K, para permitir que el producto esté en la mejor resolución posible y sea lo más duradero posible.

El drone le da unas imágenes aréas de una calidad incalculable, increíbles para localizar y para deleitarnos con otra visión diferente a la convencional. Además, soy piloto de drones y no podíamos desaprovechar esta oportunidad.

También llevamos un gimbal, para estabilizar la imagen, cámaras deportivas, en 360 grados… En definitiva, vamos equipados hasta los topes de material para poder captar lo mejor posible todo lo que estamos viviendo y hacérselo llegar así a los viajeros a través de la pequeña pantalla.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la pregunta de seguridad: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies